adultos
Hotel Arcipreste de Hita en Navacerrada
adultos
haz tu reserva (+34) 918 560 125
comidas cenas de navidad noche vieja 2016

Eventos en Navacerrada con sabor distinto: cetrería.

bodas navacerrada hotel arcipreste

Cierra los ojos y viaja a un mundo pasado, donde eras una niña y los cuentos de hadas y princesas estaban a la orden del día. Todos nuestros sueños se presentaban ante nosotros como retos alcanzables que con gusto saboreábamos. Todas lo hemos visto con los ojos cerrados. Ese día en que nuestro príncipe azul nos pusiese un zapato de cristal y un anillo en el dedo corazón prometiéndonos amor eterno.

Todas seguimos siendo esa niña años después. Con más años, más sabiduría, más problemas, más estrés, pero con un sueño que escondemos como tabú para no parecer idealistas ante el mundo que nos rodea, tan gris, tan lógico y razonable. Todas seguimos soñando con convertirnos en princesas, con besar a nuestro príncipe azul, con ser la protagonista de un día especial que nos convierte en el centro de todas las miradas: el día de nuestra boda.

Julieta se levantó un 1 de julio nerviosa, expectante ante el increíble día que le esperaba por delante. Lo que no esperaba es que, su príncipe azul, Javier, le fuese a tratar como la princesa de cuento de hadas que era. Porque la boda lujosa, diferente, rodeada de medio ambiente que había preparado con ánimo de sorprender a sus invitados, estaba a punto de darle una sorpresa inverosímil.

Los esposos unen su mano derecha y dicen: 

El esposo: ..., ¿quieres ser mi mujer? 

La esposa: Si, quiero. 

La esposa: ..., ¿quieres ser mi marido? 

El esposo: Si, quiero. 

El esposo: ..., yo te recibo como esposa y prometo amarte fielmente durante toda mi vida. 

La esposa: ..., yo te recibo como esposo y prometo amarte fielmente durante toda mi vida. 

Segundos antes, una sombra apaga el sonido y todos los invitados miran al cielo. Alguien grita, todos sonríen sorprendidos. El águila Harrys trae los anillos dejando a la novia sin palabras. Lo que ella no sabía es que Javier llevaba escondido, debajo del centro de flores, el guante, que aprovechó para poner en cuanto ella se despistó. El águila voló a ras del suelo hasta el altar.

    

La boda se convirtió, de pronto, en el evento que ninguno de los invitados olvidaría jamás.

En el hotel Arcipreste tenemos packs nupcial que incluyen suelta de palomas, vuelo nupcial de águilas y permanencia de aves durante el cocktail con las que los invitados pueden interactuar.

Porque tú eliges si quieres hacer una boda normal, o una que recuerdes toda tu vida. 

 

Volver